jueves, 13 de agosto de 2015

SOLIEDRA


En lo alto de un cerro junto a las ruinas de una fortaleza carcomida por el paso del tiempo y el aprovechamiento de sus piedras aguanta el embate de los años este pueblo que domina, por alto, el panomara de los alrededores. El dibujo de la espadaña de la iglesia está hecho desde un descansillo de una curva de la carretera.

2 comentarios:

Mercedes Ares dijo...

Hola Chagua: Hermoso boceto, siempre me ha llamado la atención las formas de las espadañas, lugar misterioso que alberga a las campanas, algunas rústicas y otras más ornamentadas....... Muy lindo trabajo!!. Un abrazo!!!

Fernando Chaguaceda dijo...

Estos pueblos pequeños, despoblados prácticamente, ya encierran en sí mismos los misterios de ruinas. Quedan en sus rincones los fantasmas de muchas vidas que, inexorablemente, se estrellan en los abismos del olvido. Ni siquiera las campanas con sus toques devuelven la alegría a estos lugares silenciosos.
Saludos